Al Festival de Viña

Captura-de-pantalla-2015-12-17-a-las-13.53.56-300x294

Cuándo las personas me preguntan por el tema del festival de Viña 2016 lo hacen con cara de espanto; ¿CÓMO ESTAI PAL FESTIVAAAAL? ¿NERVIOSAAAA? … no sé que esperan, pero siento que mi respuesta no los satisface. Les digo que aún no, y es verdad. Tengo la certeza que estaré nerviosa en algún momento, lógico, pero si hablan de nervios locos, de no poder dormir o concentrarme en otra cosa, migrañas, problemas al colon, hablar en lenguas muertas … así? No, aún no.

Voy a participar en el Festival de Viña 2016

Sabía esto desde marzo o abril … no me acuerdo muy bien. Me llamó el director del festival para que nos viéramos y conversáramos mi posibilidad de estar como comediante en el festival. Reconozco que lo que primero sentí fue algo así como orgullo, una alegría muy medida que no alcanzó a ser felicidad porque muy rápido se instalaron los nervios de sólo pensar en la idea de juntarme con alguien para hablar de esto.

Desde que Jorge Alís se presentó con gran éxito en el festival, la idea de que el stand up podía tener otro enfoque o sea lograr ser masivo se instaló en la mentes de todos o casi todos. Hago esta pega hace 8 años y he visto como crece la valoración e interés por vernos actuar en bares o teatro y eso me hace feliz. Sin duda, cada uno de los que hace este trabajo y se lleva la plata para el pan de mañana, hacemos que la comedia tome un rumbo distinto. Distinto, lejos de lugares comunes. Distinto, con opinión y punto de vista … sea cual sea este. Bueno, es cierto, aún no es TAN distinto … pero al menos varios ya sacaron los chistes de la suegra, el maricón y la mujer celosa. Y los que no, ya va siendo hora!

La primera reunión fue muy amable, la verdad todo el proceso lo ha sido, tener casi todo el año para pensar fue bueno, o sea todo lo sicópata que tuvo que ser. Sentí ganas de hacerlo, después no, después indiferencia o evasión, no contesté el teléfono varias veces y me di todo el tiempo que necesité para tomar la decisión, buena o mala? …uuuuuuh! Ahí está la locura de la vida, no se sabe y no se va a saber si no paso por eso. Esa es la razón por la que haré esto, porque no me perdonaría perderme esta oportunidad de vivir intenso, con este GRAN RIESGO (porque así lo definen la mayoría de las personas), y esta sensación de bonita incertidumbre, mi corazón late más fuerte de pura expectación, díganme si así no es rico vivir?

Estoy nerviosa, por supuesto. Como no. Imagínate.
Tal vez se nota, no sé. Tal vez sé disimular y la evasión me sale súper bien.

He tenido sueños raros. Soñé que Lenny Kravitz bajaba del escenario y me besaba cuático en la boca, yo “como” que correspondía, o sea, era Lenny Kravitz, eso sí, recuerdo haber estado realmente complicada buscando a quién había grabado esto pensando en #lucianito, mi pareja en la vida y en el sueño. También soñé que era la nueva vocera de gobierno y que tenía que decirle a Marcelo Díaz, el actual, que yo ahora ocupaba su lugar. Hasta en el sueño no estaba convencida, de eso sí me acuerdo.

El otro día me preguntaron qué pasaría si me fuera MAL en el festival de Viña … creo que sería un bajón súper grande, muy triste, me imagino en terapia de rehabilitación por adicción a las papas fritas, ¡ah no! Esa ya la tengo, pero en rehabilitación por algo sin duda. También me preguntaron cuál me gustaría que fuera la portada al otro día y eso mejor no lo digo porque lo primero que se me vino a la cabeza fue una catástrofe natural que desviara la atención, pero dije algo correcto para salvar.

Si me va MAL … hay que seguir trabajando noma, lo lindo y raro del trabajo que elegí es que lo mismo que un día es un éxito al otro día puede ser un fracaso, siempre, volverte un perdedor está muy cerca, siempre, y tampoco es tan raro que nos vaya mal.

Sólo espero pasarlo bien, volverme loca y reírme mucho, que todos se rían mucho y que sea un gran momento para todos.

¿qué andan diciendo?