Aprovecha de esquiar este invierno

Moda y Belleza. Esquiar 2

Si eres de las personas a las que no les gusta ir al gimnasio, pero quieres hacer algo entretenido para ejercitarte, podrías aprovechar esta temporada para practicar un deporte de invierno, como el esquí.

Esta disciplina es muy completa, ya que según los especialistas, trae una serie de beneficios al organismo cuando se realiza con regularidad. Por eso, si tienes la oportunidad de subir a los centros de esquí durante el invierno, anímate a vivir la experiencia de deslizarte por sus blancas canchas de nieve.

Y es que este deporte “previene las enfermedades cardiovasculares, ya que es aeróbico, lo que implica un gran gasto energético, por lo que se queman muchas calorías, favorece la oxigenación de la sangre, y se reduce el nivel de colesterol”, sostiene Andrea Hernández, profesora de Educación Física.

Dentro de los beneficios del esquí, está también ejercitar el sentido del equilibrio y de la flexibilidad, reforzando la conciencia corporal, porque hay que mantener cierta posición que permita su práctica.

Esquiar requiere de una buena concentración, ya que mientras se baja por las canchas, hay que conseguir adaptar correctamente la posición para no caerse. Esto obliga también a que varios grupos musculares ejerzan un trabajo coordinado, que obligue a mantener el equilibrio.

Además, “tonifica las piernas, ya que se trabaja con intensidad los cuádriceps, la parte de adelante del muslo, pues se realiza un trabajo similar al que se llevaría a cabo en un completo entrenamiento en el gimnasio, o al andar en bicicleta”, explica Hernández.

También se trabajan fuertemente los brazos, pues al empujar los bastones de apoyo, al momento de deslizarse, se realiza mucho ejercicio, ya que se hace fuerza con los tríceps, la parte de atrás del brazo, al igual que  cuando se levantan pesas.

Moda y Belleza. Esquiar 1

Y “se tonifican los oblicuos abdominales, el músculo que comienza arriba de la cadera y se extiende hacia la ingle. Esto ocurre cuando se extiende una mano y un pie hacia delante, y luego el otro, haciendo girar repetidamente el torso, lo que equivale a ejercitar con una máquina elíptica en el gimnasio”, dice Hernández.

Y al exponer el cuerpo a una pendiente, los pies y rodillas trabajan intensamente, por lo que se fortalecen y permiten que no aparezcan tantas lesiones con el paso de los años. “Los huesos también salen beneficiados, ya que con este deporte se contribuye a disminuir el riesgo de padecer osteoporosis”, manifiesta Hernández.

Además, relaja los músculos y reduce el estrés, lo que permitirá descansar mejor, ya que después de practicarlo varias horas las personas estarán muy cansadas, pero la mente estará despejada, lo que ayudará a conciliar mucho mejor el sueño y disfrutar de un descanso reparador.

Por último, Hernández destaca que esquiar ayuda a fijar la vitamina D en el organismo. “Esta vitamina se produce gracias a los rayos del sol, por lo que en una jornada dedicada a practicar este deporte al aire libre, obligatoriamente la persona se estará exponiendo al sol”, concluye.

¿qué andan diciendo?